Si llega el momento en que tú y tu empresa se encuentran en una mala posición, el haber hecho planes

[para gestionar una crisis de relaciones públicas] anticipadamente será útil.

Dado el ciclo de noticias actual de 24-7, las emisoras locales y nacionales, los bloggers y los editores están buscando su próxima historia noticiosa. Y la cantidad resultante de contenido que se publica exclusivamente en línea es increíble. La mayoría de las fuentes estima que más de 2 millones de publicaciones de blog se suben diariamente.

Si sumas las historias publicadas a través de medios tradicionales como la radio, la televisión y los periódicos, la cantidad de contenido se vuelve abrumadora. Si tú o tu organización se convierten en el centro de esta atención, ¿sabes qué hacer?

Un negocio con el que trabajamos se encontró en crisis hace solo unas semanas. Uno de sus clientes identificó un problema de seguridad. Desafortunadamente, el empleado a quien el cliente reportó el problema manejó todo mal. Lo siguiente que supo la compañía fue que un periodista y el equipo de cámaras de un canal de noticias local estaban en la puerta pidiéndole al empleado involucrado que comentara. Y el empleado hizo exactamente eso.

El comentario no fue útil. La compañía sufrió varios días de publicidad negativa. Eventualmente realizó acciones para solucionar la situación, pero el daño ya estaba hecho.

Claramente, las crisis de relaciones públicas pueden ocurrir en organizaciones pequeñas y grandes. Cuando suceden, el factor más importante es tu respuesta. Aquí hay cinco consejos para ayudarte a prepararte, en caso te ocurran estas situaciones.

1. Prepara un plan para tratar con los medios.

Tu primera decisión es si aceptas una entrevista sobre la historia. Si decides no hacer comentarios, eso no impedirá que el medio publique la noticia de todas maneras. Probablemente dirá que no has comentado. Sin embargo, no evitarás la situación incómoda y la posibilidad de que te veas mal. Tu rostro (a través de una foto de archivo) probablemente aparezca en la pantalla en cualquier caso.

Si eliges hacer un comentario, ten cuidado con varias cosas:

  • Es muy poco probable que convenzas al periodista de no publicar tu historia.
  • Tu entrevista será editada.
  • El medio de comunicación puede elegir sacar sus comentarios fuera de contexto y simplemente podría citar erróneamente lo que estás tratando de decir.

Por lo tanto, si vas a aceptar una entrevista, prepara un mensaje muy simple y mantente informado. No te dejes arrastrar hacia conversaciones para las que no estás preparado.

2. Determina quién en la empresa hablará con los medios.

Ya sea que planees hablar con los medios o no, no es adecuado tener a cualquier colaborador, que puede no conocer toda la historia, participando en entrevistas. Comunica a tus colaboradores que deben remitir todas las solicitudes de entrevistas o declaraciones a una persona específica.

Si vas a comunicarte con los medios, identifica a una persona específica para que sea el vocero. En una pequeña empresa, es probable que sea el propietario o un gerente senior. En empresas más grandes, un colaborador como el jefe de recursos humanos será el que se comunicará con los medios. Independientemente de quién hable, asegúrate de que la persona tenga un mensaje conciso y mantenga la coherencia.

3. Considera contratar ayuda profesional.

Dependiendo del tamaño y la gravedad de la historia, es recomendable que contrates a un profesional con experiencia en gestión de crisis. Estas personas pueden proporcionar información útil sobre cómo manejar una situación difícil. Si es probable que enfrentes cargos penales o civiles como resultado del informe, consulta a un abogado que tenga experiencia con este tipo de asuntos.

4. No tomes medidas que empeorarán la situación.

Si enfrentas cargos tales como condiciones inseguras de trabajo en tu planta, no es el momento de darle un gran bono al vicepresidente de producción. Esto puede parecer obvio, pero es sorprendente la frecuencia con la que las empresas cometen errores como este cuando están en el foco de las noticias.

Nuestro consejo es tener mucho cuidado al repartir bonos, ascender personas o realizar celebraciones corporativas. No permitas que tus acciones hagan que parezcas que no tomas en serio el problema.

5. Admite tus fallas.

Si has cometido errores, nuestro consejo es reconocerlos, solucionarlos y afrontar lo que viene. Tratar de cubrir los hechos casi siempre empeora las cosas. Dicho esto, si enfrentas una acusación penal o civil, sigue el consejo de tu abogado.

Por supuesto, será mejor que evites esas situaciones en primer lugar al no participar en actividades que sean ilegales, inmorales o inseguras. Además, es importante crear una cultura en su empresa que no tolere tal comportamiento.

Implementar procesos de control es fundamental porque hace muy poco probable que un empleado deshonesto pueda comportarse consistentemente de una manera que pueda meter a la empresa en problemas. Sin embargo, si llega el momento en que tú y tu empresa se encuentren en un mal trance, estos cinco consejos serán útiles, especialmente si has realizado la planificación previa requerida.

Fuente: White, Doug & Polly. “If a PR Crisis Happens to Your Company, Will You Know What to Do? 5 Tips”. Entrepreneur
https://www.entrepreneur.com/article/299748