Hay dos áreas que son clave para el éxito de cualquier negocio: el branding y las relaciones públicas. Tu marca es la imagen que tu empresa presenta a los clientes actuales y potenciales. A través de ella, construyes la identidad de tu negocio.

Coca-Cola es un excelente ejemplo de una marca icónica que ha utilizado el branding para hacerse identificable de inmediato para los consumidores. La compañía de refrescos se ha convertido en un gigante en su sector al calificar su producto estrella como una pieza clásica de ‘Americana’.

Las relaciones públicas (PR) también cubren la gestión de imagen mediante la difusión de información correcta y la gestión de posibles problemas que podrían afectar la reputación de tu negocio. Para aprovechar al máximo las relaciones públicas, el branding debe ser parte de tu estrategia de relaciones públicas. Aquí hay cuatro razones claves importantes:

Imagen

La importancia de la imagen de tu marca no puede ser sobrestimada. La forma en que las personas perciben tu empresa es quizás el factor más importante para que ellos decidan hacer negocios contigo. Tu marca debe comunicar tus valores: el 64% de las personas comienzan una relación con una empresa debido a los valores que tengan en común con ella.

Una buena primera impresión es crucial para construir esa relación marca-cliente. De hecho, el 35% de los encuestados afirmó que la calidad e imagen de la marca es el factor más influyente para establecer la lealtad a la marca.

Un excelente ejemplo de cómo la impresión de la marca está vinculada a la experiencia del cliente se puede encontrar en la forma en que las marcas de lujo se centran en crear una imagen de marca perfectamente refinada que resuene con su público. Por ejemplo, la marca de lujo Hermès se ha esforzado por evitar la producción en masa y la subcontratación con el fin de mantener un control total sobre su imagen de marca y sus productos.

El primer paso para crear una identidad de marca es encontrar la historia detrás de tu negocio. En esencia, es aquí donde consideras por qué comenzaste tu negocio y luego identificas las misiones y los valores con los que deseas alinear tu marca. Una vez que hayas establecido tu historia, puedes crear una serie de pautas de branding que deseas que cumplan tu sitio web, tu logotipo y todas las comunicaciones.

Una de las áreas a considerar al desarrollar las pautas de branding es el tono de comunicación que deseas que la marca transmita. ¿Quieres que tu negocio suene profesional, divertido, ingenioso, sarcástico? Este es el momento de considerar qué tipo de personalidad deseas que tenga tu empresa y de asegurarte de que todos en tu equipo estén en sintonía.

Otro factor a considerar son los puntos claves que deseas que tu público objetivo conozca y comprenda acerca de tu marca cuando vean tu sitio web o las páginas de redes sociales. Cualquier comunicación potencial con tu audiencia debe relacionarse con esos puntos centrales de alguna manera. Aprovechar los puntos claves que definen tu negocio también dará lugar a más oportunidades de relaciones públicas y un mayor éxito cuando surjan esas oportunidades.

Es obvio que tu empresa necesita la imagen correcta y debes demostrar esa imagen a las personas desde la primera interacción. Con el branding adecuado, puedes crear la imagen que deseas para tu negocio y cómo presentarla a tu audiencia.

Comunicación sucinta

Si un periodista no puede entender tu marca de inmediato, puede cuestionar si esta se ajustaría a su audiencia. Es más probable que generes oportunidades de relaciones públicas cuando las personas comprendan de inmediato tu negocio, lo que hace y lo que valora. Con el branding correcto, tu equipo de relaciones públicas podrá comunicar la marca más fácilmente a los periodistas y generar más prensa positiva.

Integridad

Es difícil obtener buen publicity si tu empresa no parece confiable, pero lo contrario también es cierto: a una empresa confiable le será más fácil obtener buen publicity.

Ese ciertamente no es el único beneficio de generar confianza. Según un estudio, el 94% de los consumidores afirman que es probable que muestren lealtad a las marcas que ofrezcan transparencia total. Del mismo modo, el 73% estaría dispuesto a pagar un precio más alto por un producto que muestre transparencia total sobre uno que no lo haga.

En primer lugar, para ganar confianza en el mercado, debes proporcionar un servicio o producto confiable. Además de eso, al ser constante y accesible para tus clientes y usuarios, obtendrás una ventaja sobre la mayoría de la competencia.

La gente es escéptica con respecto a las empresas, lo que significa que ganarse su confianza no es una pequeña hazaña. La historia y los valores de tu marca pueden ser factores claves para que las personas decidan confiar en ella.

Manejo de reputación

Algo que el branding y las relaciones públicas tienen en común es que ambas se centran en controlar los mensajes que rodean a tu negocio. Si no lo haces, dejas abierta la puerta para que otras personas puedan hacer suposiciones sobre tu negocio.

Todo esto comienza con el branding. Los esfuerzos para administrar tu reputación utilizando las PR no tendrán éxito si tu marca no es clara. El branding te permite tomar el control de la narración. Es el primer paso para crear una reputación positiva para tu negocio.

Digamos que tu empresa termina pasando por una crisis de relaciones públicas debido a una publicación polémica en redes sociales. Es mucho más probable que capees la tormenta y salgas sin una reputación dañada si ya has establecido una imagen de marca positiva y confiable a los ojos de los consumidores.

El branding y las relaciones públicas pueden requerir equipos y estrategias por separado, pero para aprovecharlos al máximo, deben trabajar juntos para construir la imagen de tu empresa. Cuando estén sincronizados, ambos serán mucho más efectivos.

Fuente: Nastasi, Blair Nicole. “Four Reasons Why Branding Is Imperative To Your PR Strategy”. Forbes
https://www.forbes.com/sites/forbesagencycouncil/2018/02/09/four-reasons-why-branding-is-imperative-to-your-pr-strategy/