En 2017, el Estudio de Comunicaciones Globales de USC Annenberg descubrió que el 87% de los profesionales de las comunicaciones creen que para el año 2022, las palabras “relaciones públicas” no describirán adecuadamente lo que harán sus agencias.

Además, el 60% de los expertos en marketing predicen que sus funciones y las de relaciones públicas se fusionarán hasta cierto grado.

Obviamente, entre ahora y el 2022, podría estar ocurriendo un cambio importante en lo que se ha conocido como “relaciones públicas”.

El negocio de las relaciones públicas no está solo en esto. La tecnología, las expectativas del cliente y la necesidad de controlar los costos también están alterando la forma en que otros servicios profesionales como la contabilidad, el área legal y la consultoría de gestión se identifican a sí mismos y hacen negocios.

Aquí hay una instantánea de cómo podría mostrar el campo de juego para el 2022.

Ir más allá de la tecnología per se. En sí misma, la tecnología en casi todos los sectores se ha convertido en un cheque en blanco. Su valor se crea por la forma en que las empresas la aplican de manera individual. Toma por ejemplo los cajeros automáticos de los bancos. Las instituciones más pequeñas han arrebatado la cuota de mercado a los gigantes mediante la introducción de características tales como la distribución del cambio exacto, la disponibilidad global y las tarifas de descuento.

El software AirPR puede hacer lo mismo. Básicamente, mide el impacto de las ubicaciones de de las noticias generadas en los medios, propios y compartidos.

[…]

Las agencias pueden diferenciarse del resto al descubrir formas únicas en que el software puede ayudar a planificar estratégicamente, implementar y corregir las campañas de los clientes. Además, pueden desarrollar precios con descuento para ese tipo de tareas.

El ahorro de costos que la tecnología traería, podría terminar con los trabajos por anticipos y horas facturables.

Fragmentación en nichos. Es probable que la agencia general multiusos siga el camino de la tienda departamental. Los grandes podrían separarse en boutiques que representen solo un sector como finanzas, salud o tecnología. En sí mismas, esas líneas de negocio se han vuelto más complejas. Se añaden las crecientes complejidades de los entornos globales, nacionales, regionales y locales donde operan. ¿Qué permiten las transacciones en criptomonedas? Los clientes necesitan expertos que manejen esos problemas específicos diariamente. […]

Rompiendo los cubículos. Los límites entre áreas de especialización, ya sea SEO, marketing o medios, están desapareciendo. Anunciar un nuevo producto simultáneamente en Facebook, en la prensa tradicional y en un evento especial requiere todas esas habilidades. Los que están en agencias ya no pueden considerarse a sí mismos como los “autores de artículos “, “los gurúes del SEO” o “no ser expertos en crisis”. En cambio, la mentalidad probablemente se volverá polivalente y todos los jugadores tendrán el mismo estatus. Entre los factores que frenaban al New York Times en su transición a lo digital: había salas de prensa impresas y en línea que estaban separadas. Estas divisiones no solo impidieron el aprendizaje por ósmosis. Crearon un sistema de castas.

Repensando la “experiencia”. Una vez considerada como una palabra sagrada en el mundo del trabajo, el término “experiencia” ya ha adquirido una connotación negativa. Obviamente, los clientes solo quieren pagar por el nivel de experiencia necesario para realizar la tarea correctamente. Dos años de experiencia podrían ser apropiados para administrar un retiro de alimentos producido por una crisis. Pero, igual de importante, la “experiencia” podría significar “más viejo”, es decir, no estar tan al tanto de la tecnología digital como un millennial.

Por supuesto, esta realidad plantea el tema del envejecimiento. Los profesionales mayores tendrán que desarrollar nuevos discursos vendedores. En lugar de identificarse como “tener 20 años de experiencia en comunicaciones de crisis”, citarían su logro más reciente. Aquí hay un ejemplo: “En el retiro de alimentos de la empresa X, traje expertos en blockchain. La fuente de contaminación se identificó en dos días, no en dos semanas”.

Implementando una capacidad de respuesta total 24/7. El negocio de las relaciones públicas se está pareciendo más a un medio de comunicación que a un banco minorista con horas de trabajo tradicionales. Los clientes y prospectos no solo enfrentan emergencias a todas horas. Más agencias han tenido que supeditarse a la demanda de sus servicios en cualquier momento. Además, más firmas son globales. Los miembros del equipo estarán fácilmente disponibles durante todo el día. De hecho, los horarios de turnos podrían volverse un lugar común.

Aquellas organizaciones que pasan por estas “disrupciones” tendrán que preguntarse a sí mismas: ¿Quiénes somos? El concepto de “relaciones públicas” podría ser eliminado. Entonces, ¿podría a la categoría profesional “marketing” pasarle lo mismo? Tendría que inventarse una nueva terminología.[…]

Fuente: Genova, Jane. “What Will PR Firms Be Doing in 2022?” O’Dwyer
http://www.odwyerpr.com/story/public/10726/2018-05-29/what-will-pr-firms-be-doing-2022.html