La medición es un tema candente en el sector de las relaciones públicas.

A menudo, puede ser difícil ver si un mensaje ha sido realmente difundido, absorbido o funcionado. Sin embargo, hay pasos que puedes seguir para mejorar tu proceso de medición.

Organizaciones como la Asociación para la Medición y la Evaluación de la Comunicación (AMEC), la Asociación de Relaciones Públicas y Comunicaciones (PRCA) y el Instituto Colegiado de Relaciones Públicas (CIPR) tienen diferentes metodologías, guías e ideas para la medición.

Aquí hay siete consejos para considerar:

1. Asegúrate de que tu proceso de medición se adapte a lo que haces.

Cada cliente es diferente. Cada agencia es diferente. El proceso de medición de todos también va a variar ligeramente.

Debes encontrar un proceso que se adapte a tus actividades de comunicación, clientes y resultados. Un buen lugar para comenzar es el marco AMEC, que asegurará que tengas un enfoque coherente de medición que le permita planificar y medir de manera adecuada.

Mira aquí su herramienta interactiva.

2. La cantidad no compensará la calidad.

Al establecer los objetivos de comunicación, debes determinar qué es el éxito para ti. Considera a tu público objetivo, los mensajes clave y los medios de comunicación, y asegúrate de que toda la actividad se centre allí, en lugar de adoptar un enfoque indiscriminado y enviar tu nota de prensa a cada contacto de tu lista.

Considera esto también en tu proceso de evaluación, y observa dónde ha agregado valor o ha tenido un impacto en lugar de cuánto trabajo hiciste.

3. Los objetivos de comunicación deben alinearse con los objetivos comerciales.

Si la actividad de las comunicaciones no está contribuyendo de alguna manera a los objetivos comerciales generales, ¿por qué estás lo haciendo? Ya sea para atraer a más personas a tu sitio web para ayudar a aumentar las ventas, para posicionarte a ti o a tu cliente como un líder de opinión para obtener más negocios o exhibir un nuevo producto, tus esfuerzos deben ayudar al resultado final.

4. No puedes medir todo y no deberías.

¿Qué métricas importan en tu negocio? ¿Cuáles son tus medios de comunicación objetivo? ¿A qué público estás tratando de llegar? Desarrolla un conjunto de indicadores claves de rendimiento (KPI, por sus siglas en inglés) que sean importantes para ti o tu cliente y centra la evaluación y medición alrededor de la marca.

5. Observa lo que no funcionó.

No todo habrá ido según lo planeado o habrá sido tan exitoso como se previó. Ver dónde has tenido menos éxito e investigar por qué, es quizás la parte más valiosa del proceso de evaluación ya que puedes asegurarte de no volver a cometer los mismos errores.

6. Todas las mediciones deben tener una acción adjunta.

Exitoso o no, determinar los próximos pasos de tu plan de evaluación es esencial.

¿Tu actividad ha sido exitosa y puede ser un modelo para el trabajo futuro? Tal vez no obtuviste la cobertura que deseabas y necesitas determinar nuevas formas de llegar a su público. Sean cuales sean los resultados de tu proceso de evaluación, debes eliminar un conjunto de acciones para ayudarte a mejorar y tener éxito.

7. No solo cuentes cosas, mide lo que importa

Con toda una serie de datos al alcance de la mano, es fácil recopilarlos y contarlos, pero el solo contar las notas que dieron cobertura, los nuevos seguidores de las redes sociales o los asistentes a un evento no te dice cuál es el impacto de tu trabajo. En cambio, piensa en los resultados. AMEC define los resultados como “los efectos que su comunicación tuvo en tu target que se alinean con tus objetivos”.

Fuente: Williams, Arianne. “7 tips for better PR measurement”. PR Daily
https://www.prdaily.com/mediarelations/Articles/24830.aspx