Una estrategia de relaciones públicas bien planificada es un elemento esencial de las comunicaciones de marca exitosas. ¿Pero qué hace que esta estrategia esté bien planificada?

Aquí hay cinco elementos que tu plan de PR debe incluir:

1. Una lista definida de metas y objetivos

Lo primero que necesita cualquier buen plan de relaciones públicas es un conjunto de metas y objetivos definidos. ¿Cómo sabrás si tu plan fue un éxito sin poner metas?

Conocer los resultados que deseas obtener guiará cualquier acción adicional que forme parte de tu plan. Las personas a las que deseas llegar, el mensaje que deseas transmitir y las plataformas que utilizarás se definirán según tus objetivos.

Algunos de los objetivos más comunes en PR son:

2. Un público objetivo definido

Armado con el conocimiento de qué es lo que quieres que logre tu estrategia de relaciones públicas, necesitas identificar al público objetivo. PR se trata de establecer relaciones con las personas adecuadas para lograr tus objetivos.

Recuerda que tu público objetivo no siempre está integrado por el público en general y los nuevos clientes. También pueden provenir de una combinación de los siguientes:

Teniendo en cuenta a tu audiencia, considera cómo puedes lograr tus objetivos. ¿Con quién necesitas involucrarte y a quién influir para alcanzar tus metas?

3. Un plan de acción establecido

Ahora que has identificado lo que quieres lograr y sabes a quién necesitas dirigirte para que eso suceda, es hora de trabajar en lo realmente importante: cómo lo vas a hacer.

Divide tus metas en los objetivos más pequeños posibles y luego identifica qué pasos deben tomarse para alcanzar esas metas. A menudo, los objetivos a largo plazo pueden ser difíciles de lograr sin la ayuda de pasos pequeños y manejables que te guiarán en el camino correcto.

La forma exacta en que planeas cumplir cada objetivo puede ayudarte a determinar qué tipo de contenido necesitas crear para respaldar tu objetivo.

Si planeas alcanzar tu objetivo a través de las redes sociales, necesitarás contenido breve e impactante e imágenes bien elaboradas. Sin embargo, si planeas usar notas de prensa para respaldar tu causa, deberás centrarse más en la escritura y la búsqueda de ángulos interesantes.

4. Crear mensajes claves

Finalmente estás listo para enviar esos mensajes claves tan importantes. Ya sabes, ¿esas pequeñas frases cortas que comunican el mensaje perfecto sobre tu marca?

Idealmente, tus mensajes claves deberían informar a las personas sobre tu marca, pero también cambiar cualquier percepción negativa y alentar a las personas a tomar acciones. Y, además de hacer todo eso, también deben ser directos y cortar todos los demás mensajes que están dirigidos a los consumidores.

Los datos sobre tu público objetivo, tus objetivos y las plataformas que planeas usar te guiarán cuando desarrolles tus mensajes. Esta información puede ayudarte a determinar qué palabras debes usar, qué tono debes adoptar y qué tan a fondo debes ir con tus mensajes. Pero recuerda que lo más importante es mantener la historia de la marca en el corazón de tu estrategia de relaciones públicas.

5. Resultados bien medidos

Una vez que todo está dicho y hecho (literalmente), es hora de mirar hacia atrás en tu trabajo y ver si todo salió según lo planeado.

Necesitarás tener algunos indicadores claves de rendimiento (KPI) y métricas de éxito definidas desde el principio para medir realmente tu progreso y tus logros. Los indicadores claves de rendimiento que utilices dependerán de los objetivos definidos antes de tu campaña.

El monitoreo de medios y el rastreo de marcas son herramientas útiles que pueden hacer que el seguimiento de tus estrategias de relaciones públicas sea muy fácil.

Fuente: McCarthy, Aisling. “Five things any good PR strategy needs to include”. Media Update
https://www.mediaupdate.co.za/publicity/146543/five-things-any-good-pr-strategy-needs-to-include