El comercio mundial y, por lo tanto, el desarrollo de la humanidad, depende de manera crucial de la comunicación de marketing, el tipo de comunicación que ayuda a promover las ideas de marcas. Aunque el potencial de estas ideas de miles de millones de dólares para crecer y construir el futuro es alto, su capacidad de contaminar y destruir oportunidades es igualmente sorprendente.

Los productos innovadores y útiles fallan, las organizaciones no pueden alinear la visión, los inversores se desaniman rápidamente y buscan la salida, y todo esto y más, no porque lo que hicieron las organizaciones estuvo mal, la mayoría de las veces se debe a que las organizaciones no pudieron comunicar de manera efectiva su servicio, visión, beneficios del producto correctamente o porque entendieron totalmente mal a sus audiencias.

Cuando la comunicación falla, destruye el potencial humano, y en la destrucción progresiva de cada una de esas oportunidades, el futuro colectivo de la humanidad se ve afectado negativamente. Usar la comunicación de manera sostenible es lo más esencial porque las oportunidades están incrustadas en la semilla de cada comunicación.

La comunicación que salió mal tiene consecuencias desastrosas. Así que aquí enumeraré las disrupciones que han intentado mejorar la comunicación, su estrategia e implementación.

1. Las métricas de marca han cambiado: Las métricas que ya se consideran anticuadas como brand health, ventas incrementales, valor de marca, net promoter scores (nps), satisfacción del cliente, cuota de mercado, wallet share, lifetime value, entre muchos otros modelos centrados en la marca han pasado. Las únicas razones por las que estos modelos continúan siendo utilizados se deben al doble enigma de la inercia y la ceguera de paradigma.

¿Cuál es la disrupción? En los últimos años, hay cientos de marcas que han adoptado un modelo centrado en el consumidor, llamado Buying Propensity Brand Model para medir y seguir la evolución de la marca. La concentración en el cliente impulsa un mayor awareness, mejores relaciones y una mayor confianza a la marca para desarrollar estrategias centradas en el cliente.

2. La era de la venta está muerta: La mayoría de las marcas todavía intentan vender al cliente, un modelo que ya no es relevante en el mundo de la nueva era. Esta es una época en la que todos los arbitrajes han sido borrados no hay diferencias de acceso, precio, conocimiento o disponibilidad. Este modelo de 150 años, a menudo abreviado como AIDA (Atención, Interés, Deseo y Accion), está en camino a su tumba.

¿Cuál es la disrupción? En un mundo donde el cliente tiene una gran cantidad de opciones y medios, la única forma en que una marca puede participar es ayudando al consumidor a comprar. El modelo de compra está en marcha. Requiere que una marca invierta profundamente en comprender por qué los consumidores confían y desean una marca. La confianza es el elemento transaccional, mientras que el deseo son los profundos aspectos psico-socioculturales que se prestan para comprar una marca.

3. La lealtad hacia una marca ya no es una verdad: La lealtad a la marca implica que un cliente sería siempre leal a una marca. Este concepto puede haber funcionado en un entorno cuando solo había unas pocas opciones disponibles.

¿Cuál es la disrupción? Hoy, este es un mercado de compradores donde las opciones para el cliente son abundantes y mucho más valiosas. Como el cociente de relación del cliente millennial de la nueva era está orientado a la realización y no a la longevidad, hoy el término lealtad implica que la marca debe ser leal al cliente.

4. Los departamentos antiguos se están desmantelando: El departamento de ventas lucha por comprender por qué un cliente no está comprando. Casi todos los custodios de la marca están asombrados por estos acontecimientos. Hacen las mismas cosas que hace una década atrás y, sin embargo, las cosas no funcionan.

¿Cuál es la disrupción? El nuevo departamento que se está creando en las organizaciones es el Trust Department (Departamento de Confianza). Las organizaciones evolucionadas comprenden que su valor está en la confianza que el cliente tiene en su marca. El futuro de esto es que pronto verá expertos de Brand Trust en la Junta Directiva.

5. Los medios están cambiando: Casi una docena de casas de medios han cerrado en los últimos 6 meses en Estados Unidos. Lo que sucedió durante 2 años, se comprimió a solo 6 meses, acentuado por la desaceleración de la industria y, por lo tanto, también de la publicidad.

¿Cuál es la disrupción? Los medios nuevos, independientes y por suscripción con información exclusiva están obteniendo más tracción que la que brinda información genérica. Muestra la necesidad de tener información que sea exclusiva, ya que las noticias ya no implican saber lo que otros ya saben.

6. Ruido versus voz: Las técnicas actuales de comunicación son similares a la pesca con dinamita: explosión de peces con explosivos fuertes y de alto impacto, aturdir a los peces en estupor (e incluso matar a muchos en el proceso). Imagina que los peces son los clientes y la dinamita los decibeles de la publicidad. Vivimos en un mundo de clientes aturdidos.

¿Cuál es la disrupción? Darle voz a tu marca ha reemplazado el ruido que tenía sentido hace algunos años. La narrativa de la marca tiene que ser tan emocionante y atractiva como la de un buen amigo. Esta transformación está cambiando la forma en que algunas marcas piensan sobre sus clientes y sobre ellos mismos.

Para sobrevivir y crecer, las marcas necesitan sacudirse el polvo, estar dispuestas a correr el riesgo de cambiar sus modelos de marca y construir relaciones con los clientes. Estas acciones solo crearán y mantendrán el entusiasmo por comprar entre sus clientes.

Fuente: Chandramouli, N. “Six disruptions that will change the future of brands”. Business Insider
https://www.businessinsider.in/advertising/brands/article/six-disruptions-that-will-change-the-future-of-brands/articleshow/73034478.cms